Saltar al contenido
Aviones de Combate, de Guerra y Militares

Bombarderos: Colosos del aire

Antes de comenzar a profundizar sobre el tema, creemos imprescindible que recordemos qué son los bombarderos.  

Un bombardero, es un avión militar diseñado para lanzar bombas sobre objetivos de superficie, ubicados tanto en tierra como en el mar.

Tipos de bombarderos

Si de clasificar estas magníficas máquinas aéreas se trata, tenemos que estos se catalogan en bombarderos estratégicos y bombarderos tácticos.

  • Bombarderos estratégicos

Los bombarderos estratégicos son aeronaves de gran tamaño diseñadas con el objetivo de lanzar bombas contra objetivos estratégicos como puentes, bases militares, fábricas, almacenes de suministros, presas… para debilitar y desmoralizar al enemigo durante la guerra.

Lo veremos más en detalle a continuación, pero se diferencian de los bombarderos tácticos porque estos están diseñados para atacar tropas y equipamiento militar. Mientras que los estratégicos cargan contra grandes blancos.

  • Bombarderos tácticos

Los bombarderos tácticos son aeronaves más pequeñas y menos pesadas que los bombarderos estratégicos o tácticos. Sus objetivos son unidades militares terrestres o pequeñas instalaciones. Estos ataques contra enemigos suelen ejecutarse junto con las tropas terrestres o incluso con la fuerza naval.

  • Bombardero pesado

Los bombarderos pesados ya no existen o más bien no se fabrican. Estos son aviones con una gran autonomía de recorrido en vuelo, normalmente con 4 motores y con una significativa capacidad de carga bélica, capacitado para ejecutar fuego en cualquier misión.

  • Bombardero medio

Los bombarderos medios complementan las tareas de los bombarderos pesados. Son de dos motores y atacan otras áreas menos importantes en la batalla.

  • Bombardero ligero

Eran más bien aviones polivalentes de un sólo o dos motores y que eran capaces de portar bombas para ejecutar ataques de mayor precisión. Incluso cargaban torpedos para disparar contra las embarcaciones enemigas.

  • Bombardero en picado

Avión bombardero ágil, de un sólo motor, capaz de caer en picado contra sus objetivos y dispararles con buena precisión. Así consigue estar expuesto durante menos tiempo contra las defensas antiaéreas enemigas.

  • Bombardero supersónico

Por último también está el bombardero supersónico que supera la velocidad de la luz y que tiene una configuración de ala en forma de delta. Estos aviones incluyen potentes motores de turbina que permiten alcanzar grandes velocidades. Son capaces de reabastecerse durante el aire con aviones cisterna para aumentar el alcance de vuelo. Su carga bélica es muy destructiva, transportando incluso bombas atómicas de caída libre o misiles con cabezas nucleares.

Bombarderos durante la Primer Guerra Mundial

El bombardeo aéreo se remonta a la Guerra Italo-Turca, en la que a principios de diciembre de 1911 un piloto italiano en una misión de observación alcanzó el costado de su avión y arrojó cuatro granadas sobre dos objetivos turcos.

Durante la Primera Guerra Mundial, los alemanes utilizaron sus rígidas aeronaves, conocidas como zepelines, como bombarderos estratégicos en incursiones en Inglaterra.

Estos pronto fueron reemplazados por biplanos más rápidos, particularmente el Gotha G.IV bimotor y el enorme Staaken R.VI de cuatro motores que llevaba hasta dos toneladas de bombas.

Los aviones bombarderos pronto fueron desarrollados por otras naciones combatientes importantes.

El bombardeo táctico se llevó a cabo en el campo de batalla por aviones más pequeños como los franceses Voisin, que llevaba unos 60 kg de pequeñas bombas.

Los primeros bombarderos, guiados por técnicas arcaicas de navegación náutica, transportaban bombas en estanterías del interior del avión y carecían de la precisión.

Estas imprecisiones hacía que el papel de los bombarderos no tuvieran suficiente importancia, pero durante la década de 1930, con el desarrollo de aviones más rápidos, potentes y metálicos, hizo que este tipo de aviones empezaran a asumir un papel más importante en la guerra.

Con ese avance en el desarrollo de la aviónica llegó el bombardero en picado, que hace una fuerte caída hacia el objetivo antes de lanzar sus bombas.

Bombarderos durante la Segunda Guerra Mundial

En las invasiones alemanas de Polonia y Francia a principios de la Segunda Guerra Mundial, el JU 87 (Stuka), fue el bombardero que abrió el camino para las columnas blindadas alemanas al destruir las defensas terrestres enemigas y aterrorizar a los civiles.

Los primeros bombarderos utilizados durante la IIGM por los alemanes fueron los fabricados por Junkers, Heinkel y Dornier, mientras que Gran Bretaña se utilizaron los Vickers Wellington y la Unión Soviética comenzó a utilizar sus propios bombarderos Tupolev.

Estos bombarderos medianos bimotores fueron reemplazados más tarde en la guerra por bombarderos pesados de cuatro motores, particularmente los británicos Halifax y Lancaster y los americanos los famosos aviones bombarderos B-17 Flying Fortress, B-24 Liberator, y B-29 Superfortress.

Estos aviones atacaron instalaciones ferroviarias, puentes, fábricas y refinerías de petróleo y mataron a decenas de miles de civiles con bombas incendiarias de ciudades como Dresden, Hamburgo y Tokio (1944–45).

La presión de la guerra aceleró la mejora y el desarrollo. Como por ejemplo cuando los viejos bombarderos de Wellington se incendiaban cuando sus tanques de combustible eran impactados, dio como resultado el invento de los tanques de gasolina autosellados.

Al principio, la precisión en los bombardeos era insignificante, pero al final de la guerra las nuevas bombas, la navegación por radio y el avistamiento por radar permitieron a los bombarderos aliados lanzar sus bombas sobre objetivos con precisión, incluso por la noche y desde altitudes de más de 6.000 metros.

Aunque los bombarderos aliados estaban fuertemente armados con ametralladoras, fueron derribados en gran números por combatientes alemanes guiados por radares hasta finales de 1944, momento en el cual el caza de largo alcance Mustang P-51 entró en escena y podía escoltarlos hasta el espacio aéreo enemigo.

Los Estados Unidos lograron el desarrollo técnico y la fabricación del bombardero pesado B-29 durante la guerra. Este transportaba 9.000 kg de bombas e incorporaba 10 ametralladoras de calibre 50 mm.

Dos B-29 fueron precisamente los que arrojaron las famosas bombas atómicas sobre las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki al final de la guerra.

Posteriormente se puso en duda si los bombardeos sobre estas ciudades realmente había logrado destruir la capacidad de combate de guerra de esa nación y por lo tanto su rendición.

Fuera de cualquier debate, es innegable que los dos bombardeos atómicos sobre Hiroshima y Nagasaki ayudaron a obligar a una rendición de Japón.

Durante los siguientes 15 años, el bombardero B-29 con capacidad de transportar armas nucleares fue considerado como el bombardero más potente del mundo durante la IIGM.

Bombarderos durante la época de la Guerra Fría

Después de la Segunda Guerra Mundial, los bombarderos aumentaron la velocidad mediante la propulsión a chorro o a reacción.

Las bombas nucleares desempeñaron un papel importante en el pensamiento estratégico de las superpotencias durante la Guerra Fría.

Bombarderos de medio alcance como los americanos B-47 Stratojet, los británicos Vickers Valiant, Avro 698 Vulcan y Handley Page Victor, y el Soviético Tu-16 Badger, amenazaron con aniquilar las principales ciudades con bombas atómicas o termonucleares en caso de una guerra en Europa.

Estados Unidos y la Unión Soviética se amenazaron directamente con bombarderos de ocho motores con el B-52 Stratofortress americano y el turbopropulsor Tu-95 Bear ruso, que podían cruzar continente y océanos con reabastecimientos en vuelo desde aviones cisterna.

Estos bombarderos llevaban poco armamento defensivo. Por eso, evitaban los cazas y los cañones antiaéreos volando a una altura de hasta 15,200 metros.

Pero a partir de la década de los 60’s, esta táctica se volvió ineficaz por el desarrollo de misiles tierra-aire guiados por radar y a gran altitud.

Al mismo tiempo, el papel de los bombarderos estratégicos como el de las armas ofensivas estaba siendo sustituido por misiles balísticos con armas nucleares de mayor precisión.

Finalmente, Gran Bretaña abandonó esos bombarderos por completo, mientras que Estados Unidos y la Unión Soviética cambiaron a una nueva generación de aviones equipados con alas variables.

Los dos países desarrollaron el F-111 (designado un luchador pero en realidad un bombardero estratégico) y Tu-26 Backfire y el largo alcance B-1 y Tu-160 Blackjack, respectivamente.

Estos aviones fueron diseñados para deslizarse bajo el radar de alerta temprana a bajo nivel y para acercarse a objetivos militares utilizando radares de seguimiento del terreno y sistemas de guía inercial. Podían llevar bombas de gravedad (nucleares o convencionales), misiles de crucero lanzados por aire o misiles balísticos, también lanzados desde el aire.

Aviones bombarderos modernos

Los esfuerzos a finales del siglo XX para evadir los sistemas de alerta temprana de radar eran cada vez más sofisticados y llevaron al desarrollo del F-117A Nighthawk. A pesar de su designación de caza, el F-117A carecía de capacidades aire-aire y, en cambio, confiaba en la tecnología sigilosa para evitar ser detectado por las defensas aéreas enemigas.

Los Estados Unidos también desarrolló el B-2 Spirit, usnado materiales y formas geométricas en la carcasa sigilosas para reducir su reflectividad de radar. Pero debido a su enorme coste y al final de la Guerra Fría, se compararon nuevamente el coste de los bombarderos estratégicos en comparación con el de los misiles balísticos.

A principios del siglo XXI, los Estados Unidos comenzaron a depender cada vez más de vehículos aéreos no tripulados (UAV) para entregar municiones guiadas con precisión a objetivos distantes en todo el mundo.

Sin embargo, los bombarderos siguieron siendo un elemento esencial en las principales fuerzas aéreas del mundo.

Los Estados Unidos mantuvo y actualizó su flota de aviones B-52, B-1B y B-2, y China presentó su primer bombardero estratégico con capacidad nuclear, el H-6K.

1