Saltar al contenido
Aviones de Combate, de Guerra y Militares

Aviones de La Primera Guerra Mundial

Durante este primer conflicto global, entre 1914 y 1918, donde cayeron en combate más de 22 millones de personas, fue curiosamente el detonante para la construcción de los primeros aviones de guerra de La Primera Guerra Mundial.

En este artículo referiremos algunos de los principales aviones de combate usados en la Primera Guerra Mundial que destacaron en esta contienda:

Los mejores aviones de la Primera Guerra Mundial

  • SOPWITH PUP

Este avión de combate fue diseñado en Gran Bretaña por Herbert Smith y experimentó su primer vuelo en febrero de 1916. Podía desarrollar una velocidad máxima de 180 Km/h. Contaba con una amplitud de 8,08 metros y una longitud de 5,89 m.

Esta aeronave militar disponía de un motor rotatorio Le Rhône de 80 hp (60 Kw), así como una ametralladora sobre el capó de 7,7 mm Vickers Lewis y una capacidad de cargar 8 cohetes Le Prieur.

Los entendidos consideran que el Sopwith Pup fue, dentro de la historia de la aviación, uno de los primeros aviones cazas biplanos.

Su estructura estaba fabricada con madera y las alas estaban hechas con una composición de madera, tela y cables de refuerzo.

Se encuentra entre uno de los mejores y primeros aviones británicos fabricados durante la Primera Guerra Mundial, sólo comparable al Sopwith Camel, del que hablaremos más adelante.

No sólo fue volado por la Fuerza Aérea Británica, sino que también fue utilizado por otras fuerzas como la francesa o estadounidense.

  • SOPWITH TRIPLANE

Este modelo tiene su origen en Gran Bretaña, diseñado por Herbet Smith y se constituye en una de las principales avionetas de combate de la Primera Guerra Mundial, que se tiene constancia de que voló por primera vez el 28 de mayo de 1916.

El Sopwith Triplane alcanzaba una velocidad máxima: 187 Km/h. Contaba con una envergadura de 8 metros y ostentaba una longitud: de 5,73 m.

En cuanto a la planta motriz, estaba provisto por motor rotativo de 9 cilindros Clerget 9B.

De armamento, disponía de una ametralladora Vickers calibre 7,7 mm

Este avión de combate, como dijimos, fue un exitoso caza británico. Era conocido por el nombre de »Triplehound» o »tripe».

A pesar de su éxito, se construyeron pocos ejemplares y fue sustituido por el avión Sopwith Camel en 1917, el cual era muy superior.

  • SOPWITH CAMEL

Este avión de combate fue también diseñado por Herbert Smith. Su primer vuelo oficial data que fue el 22 de diciembre de 1916.

Era tripulado, como su predecesor por 1 piloto y alcanzaba una velocidad máxima: 195 Km/h.

El Sopwith Camel tenía una amplitud de  8,53 metros y una longitud de 5,71 m.

En cuanto su planta motriz, estaba equipado por un motor rotativas de 9 cilindros Clerget 9B.

Estaba armado además por 2 ametralladoras de 7,7 milímetros Vickers.

El Sopwith Vickers es considerado como el mejor avión caza de la IGM.

Al superar en vuelo los 190 Km/h, gozaba de una agilidad muy apreciable en los combates, gracias a su motor rotativo de gran potencia en aquella época.

Este avión de combate era una aeronave no autorizada para el uso de pilotos sin experiencia. Se convirtió en uno de los aviones de la Primera Guerra Mundial más populares, en la denominada “Guerra del Kaiser”; y en la máquina favorita para volar por parte de muchos ases aliados.

La principal peculiaridad en su diseño era la ubicación de la hélice, el motor, el depósito de combustible, las armas y la cabina, ya que estaban todos estos elementos en la parte delantera del fuselaje del avión, comprimido en 2 metros de longitud.

Era un avión de gran maniobrabilidad.

  • VICKERS F.B.5

Fue otro reconocido y de los principales aviones de combate británicos de la Primera Guerra Mundial. Se le vio en el aire por primera vez el 17 de junio de 1915.

Llegaba a alcanzar velocidades de hasta 113 Km/h como máximo.

Diseñado para albergar una tripulación de dos personas: piloto y artillero, tenía una amplitud de 11,13 metros y una longitud de 8,28 m. Estaba equipado de una planta motriz conformada por un motor rotativo de 9 cilindros Gnome Monosuopape.

El Vickers F.b.5 contaba con un armamento constituido por una ametralladora Lewis calibre 7,7 mm con cargador de tambor en la cabina frontal del observador.

Este avión de combate, fue un biplano militar al que también se le conoció como »Gumbus».

Este avión fue el primero en ser fabricado como un caza de combate, no como un avión no bélico adaptado a la guerra como ocurrió al principio del conflicto.

  • MORANE-SAULNIER L

Este avión de combate de origen francés, fue otro de las principales aeronaves militares de la 1ª Guerra Mundial.

Su primer vuelo tuvo lugar en 1914. Podía desarrollar una velocidad máxima de 125 Km/h y estaba diseñado para albergar una tripulación de una o dos personas.

El Morane-Saulnier L tenía una envergadura de 11 metros y una longitud de 6,86 m.

Este vehículo disponía de un motor rotativo de 9 cilindros y estaba equipado de una ametralladora Lewis calibre 7,7 m.

Este aeroplano francés, tanto monoplaza como biplaza, se convirtió en uno de los primeros cazas exitosos.

Cargaba con una ametralladora Lewis, la cual disparaba proyectiles a través de la hélice sin tocarla aunque igualmente para no sufrir riesgos las aspas estaban protegidas por cuñas blindadas.

Se calcula que en total unos 600 ejemplares de este avión de combate fueron construidos.

Además, no sólo fueron utilizados en la Fuerza Aérea Francesa, sino que también estuvo operativo en la Fuerza Aérea y Naval Británica y la Rusa, pero su uso fue como aviones de reconocimiento.

Aviones militares rusos de la 1ª Guerra Mundial

La Fuerza Aérea Imperial Rusa se caracterizó por la producción de una serie de aviones bombarderos de la Primera Guerra Mundial cuatrimotores.

  • Sokorsky Ilyà Múroments

El bombardero Ilyá Múromets fue el avión de combate estrella. Entre 1913 y 1918 se construyeron 73 ejemplares de este exitoso modelo.

A lo largo de ese quinquenio, el país ruso fue el primero en ejecutar ataques y bombardeos sobre blancos enemigos específicos, ataques nocturnos y bombardeos con control fotográfico. Y todo con aviones bombarderos pesados como el Ilyà Muromets.

Los entendidos relatan que gracias a la mejora permanente de las armas, la efectividad del lanzamiento de proyectiles llegó al 90% de éxito.

Se calcula que el bombardero Ilyá Múromets ruso estuvo implicado en más de 400 misiones y disparó unas 65 toneladas de bombas durante la Primer Guerra Mundial.

El modelo que más unidades se fabricaron fue el Ilyá Múromets S-23 V. Se cree que los rusos construyeron unos 32 ejemplares entre los años 1914 y 1916.

Al principio, los rusos solo utilizaba el aparato para misiones de  reconocimiento y coordinación del fuego artillero, pero en diciembre de 1914, varios aviones Sikorsky Ilya Muromets fueron implicados en misiones de combardeo contra los ejércitos de la Alemania imperial y el Imperio austrohúngaro.

El Ilyá Múromets fue creado durante el año 1912 en la base del Bolshói Baltiski, y diseñado por el pionero de la aviación Ígor Sikorski, quien a parte de diseñar el Ilyà, primer avión de 4 motores, también diseñó el primer helicóptero en cadena, el Sikorsky Skycrane.

Este avión ruso fue el primer bombardero estratégico cuatrimotor de Rusia y hasta entonces, único en el mundo.

Ilyá Múromets, proviene del nombre de un héroe que existe en la mitología eslava.

Haciendo una comparativa entre los aviones construidos por Rusia y Alemania durante la IGM entre los años 1914 y 1917, los primeros fabricaron 5.000 aviones, mientras que los segundos fabricaron más de 45.000.

Como dato curioso mencionar que Sikorky antes de emigrar a los EEUU debido a la Revolución de Octubre o Revolución Bolchevique, a finales de 1916, Sikorky había diseñado otro bombardero biplano de 4 motores más moderno, el Sikorsky Alexander Nevsky, pero este nunca entró en producción.

Aviones alemanes de la IGM

Al inicio de esta gran conflagración, Alemania contaba con 260 avionetas de combate y 38 dirigibles. Según se conoce, los primeros eran de las compañías alemanas Taube, Albatros y Aviatik, entre otros.

Ya a principios del año 1917 se alcanzó una verdadera especialización y avance en la carrera aérea bélica debido al conflicto de la Primera Guerra Mundial.

Por ejemplo, Alemania ya tenía 77 escuadrones de cazas, 7 escuadrones de bombarderos pesados, 30 escuadrones de apoyo a tierra y 54 escuadrones de aviones de reconocimiento y fotografía.

Ya para el final de este conflicto, Alemania contaba con alrededor de 2.600 aviones impresionantes en servicio, con una producción media mensual de 1.580 unidades, es decir un 327% más que la cantidad que se fabricaba en 1914 (370 uds).

Durante toda la guerra, este país produjo 48.537 aviones de combate.

  • ALBATROS DI Y DII

Albatros fue sin duda uno de los fabricantes de aviones más importantes durante la IGM.

Su primer diseño fue el caza biplano Albatros DI, que contaba con 2 ametralladoras Maxim LMG de 7,92 mm y alcanzaba una velocidad máxima de 175 km/h.

Se llegó a construir un total de 50 unidades de este avión.

Posteriormente nació el caza biplano Albatros DII, que mejoraba la visión del piloto comparado con el Albatros DI, pero que mantenía mismo motor, armamento y fuselaje.

En este caso, se construyeron 200 aparatos del DII.

Los D-I y D-II ganaron la superioridad aérea a los ya desfasados aviones aliados Airco D.H.2 y Nieuport 11 y 17, que a su vez, estos últimos habían superado al famoso Fokker D.II.

El DI surgió de un diseño de Robert Thelen. Fue introducido por primera vez por el Imperio Este caza tenía una carga alar menos que la de sus contrincantes, por lo que su maniobrabilidad era más reducida.

Sin embargo, gracias a su poderoso motor y a sus dos ametralladoras el DI tenía ventaja frente a sus enemigos. Su planta motriz era un Benz Bz.III o un Mercedes D.III de 119 kW, que movía una hélice biplana.

  • ALBATROS DIII

Este avión de combate es el que permite que Alemania recupere el dominio del aire y determina la retirada de Rusia de la guerra.

Manfred von Richthoven (más conocido como el Barón Rojo) derribó 21 aviones de guerra antiguos en abril de 1917 pilotando un Albatros DIII.

El caza biplano alemán Albatros DIII, contaba con las mismas 2 ametralladoras de 7,92 mm del DI y DII y alcanzaba la misma velocidad de 175 km/h.

Como vemos las diferencias con sus predecesores eran mínimas, donde se mejoraba aún más la visibilidad del piloto y disponía de los bordes de las alas más redondeadas que mejoraba la aerodinámica y por tanto su vibración y maniobrabilidad.

Se llegó a construir un total de 1.886 ejemplares de Albatros DIII.

  • ALBATROS DV

La última aeronave de la familia Albatros fue el DV, entrnado en escena en el año 1917 para contrarrestar la creciente superioridad aérea que estaban obteniendo los aviones de caza ingleses Sopwith Camel y Royal Aircraft S.E.5 durante los últimos años de la guerra.

Entre las mejoras más importantes que traía el DV con respecto a su antecesor es una mejor aerodinámica, un fuselaje menos pesado, reubicación de las alas y lo más importante, un motor más potente, el Mercede DIIIau que pasó de 170 a 180 CV.

Ese mayor potencia hizo que la velocidad máxima aumentara hasta 187 km/h. También incorporaban las dos mismas ametralladoras Maxim LMG de calibre 7,92 mm.

Al poco de ser lanzado y estar operativo, el DV fue mejorado por un nuevo avión, el Albatro DVa.

Se calcula que aproximadamente se construyeron un total de 900 Albatros DV y 1.612 Albatros DVa.

Con el paso del tiempo, los Albatros DIII, DV y DVa fueron reemplazados por el Fokker DVII.

  • El avión más temido: El Fokker Dr.I

Entre otros aviones de la Primera Guerra Mundial destacan los Fokker.

El Fokker Dr.I fue diseñado por el neerlandés Anton Herman Gerard ‘Anthony’ Fokker en Holanda y voló por primera vez en julio de 1918.

Alcanzaba una velocidad punta de 185 Km/h. Contaba con una envergadura de 7,19 metros y de una longitud de 5,77 m. Disponía de un motor Oberursel Ur. ll de 9 cilindros rotativo.

Como armamento, disponía de dos Spandau MG 08 con un calibre de 7,92 mm. El reconocido triplano Fokker Dr.I fue el avión preferido del famoso piloto el Barón Rojo.

Este modelo poseía tres pares de alas que le garantizaban una oportuna sustentación en vuelo y agilidad de maniobrabilidad.

Era muy temido durante la guerra debido principalmente al número de bajas enemigas que se había apuntado durante los combates.

Se estima que se construyeron un total de 320 aparatos Fokker Dr.I.

  • Fokker D.VII

El Fokker D.VII fue un caza alemán biplano fabricado al final de la Primera Guerra Mundial, introducido por primera vez en enero de 1918.

Se calcula que se fabricaron alrededor de 3.300 impresionantes aviones D.VII en prácticamente 10 meses, entre enero y octubre de 1918.

Su vida bélica duró poco, pero el D.VII demostró rápidamente ser un extraordinario avión de combate.

El Fokker D. VII era muy parecido en diseño al reconocido Fokker Dr.I.

Contaba con el mismo fuselaje que además tenía la misma configuración. El tren de aterrizaje también era una réplica del Dr.I. Su cola sí era distinta.

La planta motriz de este prototipo, incluyendo el de los primeros aparatos de serie era un motor Mercedes D.III de 160 CV, después se le instaló un motor B.M.W., este último más potente que el Mercedes que le hacía alcanzar ya 187 km/h.

Artículo recomendado: Aviones de la Segunda Guerra Mundial.

1